Albireo, en el Cisne

martes, 8 de marzo de 2011

Planetario Neave



Colaboración de Marie Lissette Alvarado



Dado mi gusto por la Astronomía, encontré en la Internet un programa (planetario) bastante interesante y de fácil uso para todos aquellos que deseen aprovechar las pocas noches despejadas que ofrece nuestra estación seca y planear una observación, o para estudiar en un día nublado.
Se llama Neave Planetarium; pero está dentro de una página más completa que puede accesar en el sitio neave.com. En ella, su diseñador Paul Neave le da la bienvenida y le ofrece a su derecha del monitor un -menú y más-, que al darle clic en la flecha encontrará unos quince programas, incluyendo Planetarium.

  • Cuando se ingresa al planetario, el programa, tiene un planisferio a la derecha de su pantalla, para seleccionar su sitio de observación.
    Coloque el cursor en la región donde usted vive, en mi caso, me ubico en Costa Rica (84 Oeste:10 Norte) y al hacer clic la posición queda establecida. Es importante hacer primero esto, pues con ello se garantiza que al iniciar su exploración en el planetario, pueda observar las constelaciones de acuerdo a su ubicación.

A la izquierda el menú presenta:
  • Fecha y hora, que pueden ser cambiadas gracias a que hay íconos activos para modificar hacia atrás y hacia adelante: año, mes, día, hora y minuto, para ir al momento que desee, o restaurar la fecha y hora actual (dele clic a Reset time to now.)

  • En el menú de Opciones puede marcar pantalla completa, ya que a primera entrada la presentación de la misma es algo angosta, pero si desea salir de la pantalla completa y volver a la presentación inicial, presione Esc.
    También dentro de las opciones están las constelaciones. No recomiendo desmarcarlo, pues le permite orientarse mejor en el mapa. Sabemos que en el cielo no encontrará las líneas que unen las estrellas (las que usted acostumbra a imaginar). Las líneas permiten unir puntos (estrellas) de referencia e imaginar formas que nos sugieren los personajes mitológicos que nos ayudan a orientarnos y buscar lo que queremos observar.

    Si quiere poner a prueba su capacidad de reconocimiento, desmarque esta opción, les aseguro que será un buen entrenamiento.
    No olvide que mira un mapa de ayuda y debe adaptarlo a la observación real en el cielo
    , especialmente el aspecto de tamaño.

  • La opción daylight la mantengo marcada, aunque no ofrece cambios en las imágenes.

  • Algo importante; si en una constelación se pone el curso sobre alguna de sus principales estrellas u Objetos Messier, la constelación aumentará ligeramente su luminosidad, aparecerá el nombre del objeto marcado, el nombre de la constelación a que pertenece, la magnitud visual y la distancia en años luz. Pero no se ilusione, no en todos los puntitos que toque le brindarán esa información, solo aquellos considerados de mayor relevancia.

  • Un pequeño inconveniente al que debe acostumbrarse; cuando se da un clic con el cursor sobre el mapa, este comienza a moverse rápido, pero un nuevo clic lo detiene.

  • Si se está observando desde la línea del horizonte donde están señalados los puntos cardinales se desplaza de derecha a izquierda o viceversa y si se ubica en el Cenit, todo girará alrededor del enorme punto verde neón; éste determina el punto más alto sobre nuestra cabeza, pero basta un nuevo clic en algún punto y el mapa se detendrá y le proporcionará toda la información posible que usted busca.
Cuando exploraba planetarios en línea, encontré otros que los cito en las referencias. Algunos solo producen mapas estáticos de un nivel de complejidad a escoger. Le comentaré mi experiencia con ellos más adelante. 

Algunas de las extras interesantes en neave.com son:Games, que tiene algunos juegos clásicos, nunca pasados de moda. Otra es Flash Earth, que cautivó mi atención, por ser un programa de fotografías satelitales de nuestro orbe, muy fehaciente.
Lo sé porque se me ocurrió ubicarme en Costa Rica, en un punto geográfico que he visitado un par de veces. Por su encanto y los buenos recuerdos que tengo lo he guardado en mi memoria, es un Parque Nacional en Guanacaste. No solo encontré la zona, sino que escudriñando con calma encontré el sector donde los visitantes se pueden hospedar, se aprecia hasta los vehículos estacionados y poco faltó para poder observar a las personas y la fauna.
¡Casi podía jurar que estaba de regreso ahí!

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario