Albireo, en el Cisne

miércoles, 11 de junio de 2008

Mitología y Astronomía

(Originalmente publicado: lunes 12 de mayo de 2008)

Mientras llega el cielo despejado del invierno (inicia el 21 de diciembre), o nos llega una que otra noche despejada en esta temporada de lluvias de primavera (inició el 21 de marzo), de verano (inicia el 21 de junio), o de otoño (inicia el 21 de setiembre), podemos hacer varias actividades relacionadas con la astronomía, entre ellas: estudiar en libros, revistas y la Internet; asistir a charlas (ACODEA los primeros miércoles de cada mes), leer literatura muy bella con trasfondo astronómico, etc.

Hay historias sobre personajes mitológicos, relacionadas con nombres de estrellas y constelaciones, las cuales además de enriquecer nuestra cultura general, estimulan el conocimiento astronómico y nos hará más agradable la tarea y hasta podrían estimularlo a crear sus propias versiones literarias o plásticas.

Voy a contarles una historia, en versión libre, que relaciona una cierta región del cielo, que por ahora está en las horas de la madrugada, pero que como usted sabe, cada 15 días la podemos ver una hora antes. Estoy seguro que pronto la identificará y recordará algunas partes que ya ha escuchado y avivará su interés cuando haga sus observaciones.
Se la voy a contar como yo prefiero recordarla, pero si quiere investigar la mitología griega original consulte las referencias.

Cassiopeia era la reina de una región con amplias playas y altas montañas. Era muy bella en todo aspecto, seguro como la “señora de las cuatro décadas” de Arjona.

Cepheus era el esposo de Cassiopeia. Se dice que era justo y nunca se aprovecho de su condición de rey, pues tenía muy clara su igualdad con los demás habitantes del reino y que solo tenía el trabajo de ser el jefe del gobierno, por un tiempo debidamente establecido.

Andromeda era la hija de los reyes. Por la época de la historia, ya tenía la suficiente edad para ser considerada una inteligente, hermosa, extraordinaria y bella mujer.

Cassiopeia cometió la imprudencia de creer que ella y su hija eran las mujeres más bellas del reino y solía expresarlo en una canción cuando paseaba por la playa. Este problema de ser orgulloso, o decir cosas sin realmente meditar en la forma como las recibirían los demás, nos puede suceder algunas veces, cuando olvidamos que el vecino puede ser tan bueno o mejor que uno, en alguna cosa. Así que lo mejor es tener cuidado, pero si algún día somos imprudentes, debemos ofrecer disculpas prontamente.

Los comentarios de Cassiopeia produjeron celos en las Nereidas, criaturas marinas que tenían ciertos dones que provenían de su lejano parentesco con los seres que a veces se observaban en lo alto del Monte Olimpo. Los celos y la envidia, otros dos problemas que debemos evitar, condujeron a las Nereidas a otro defecto, el chisme y seguro le llegaron con un cuento muy aumentado a Neptuno (Poseidón)

Neptuno era uno de los seres que se reunían en el Monte Olimpo. Parece que era el padre del propietario del castillo que allí había. De momento era el regente y protector de las criaturas marinas.
El cuento de las Nereidas hizo que perdiera su cordura, se enojó mucho y prometió castigar a la familia real.
No debemos perder la calma y cometer actos imprudentes, cuyas consecuencias serán después difíciles de solucionar.

Júpiter era el jefe supremo de los seres que se reunían en el castillo del Monte Olimpo. El y algunos miembros de su familia tenían gran conocimiento de la ciencia y la matemática, o mejor digamos de la naturaleza. Por ese motivo los habitantes de las regiones bajas pensaban que tenían poderes sobrenaturales. En realidad poseían las mismas fortalezas, cualidades y defectos que todos los demás.
Neptuno pidió a Júpiter (Zeus) la autorización para soltar un monstruo marino que atacaría a los habitantes del reino, hasta que Cepheus y Cassiopeia no ofrecieran a su hija Andrómeda en sacrificio.

Perseus era un joven hijo de Júpiter y Danae, una mujer del reino. De su madre, que prácticamente lo crió sola, recibió la mejor herencia que podemos dar los padres a los hijos, nobleza de sentimientos y una excelente educación. Júpiter una vez le obsequio una espada que podía cortar cualquier cosa y un reluciente escudo. Con sus conocimientos de óptica, Perseus usaba su escudo como un espejo, que le permitía observar las cosas, sin tener que verlas directamente.
A Perseus se le encargó que cortara la cabeza de Medusa, un terrible monstruo que en vez de cabello tenía serpientes y cuya vista convertía en piedra a todo el que la miraba.
Perseus logró su tarea usando su ingenio, el escudo y la espada.

De la sangre de Medusa surgió el caballo alado Pegasus que rápidamente fue domado y montado por Perseus. Cuando este regresó a su casa, llevaba consigo la fiera cabeza de Medusa, que aún conservaba su poder petrificante.

Mientras tanto Cetus, el monstruo marino soltado por Neptuno, azolaba sin piedad los mares y las playas del reino, matando a muchos de sus habitantes.

El rey Cepheus tomó entonces la ingrata decisión de encadenar a Andrómeda a una roca de la playa para que Cetus la devorara y así calmarlo, evitando la destrucción del reino.

Cuando Andrómeda estaba a punto de ser devorada se presento Perseus montado en su caballo alado Pegasus y sosteniendo con una mano la cabeza de Medusa. La fiera mirada de este monstruo convirtió inmediatamente a Cetus en piedra, lo que aprovecho Perseus para rescatar a Andrómeda.

Así se conocieron Andrómeda y Perseus y se hicieron amigos. Luego se enamoraron y finalmente decidieron formar una pareja.
Muchos años después, Alcmena una nieta de ellos llego a ser la madre de Hércules.

Para recordar esta historia, los habitantes del reino decidieron usar los nombres de los personajes para nombrar un grupo de constelaciones norteñas, que podemos ver muy bien de noviembre a febrero.

Yo particularmente prefiero usar estas connotaciones mitológicas como inspiración y para recordarme su ubicación y algunos detalles. No invierto esfuerzo en tratar de encontrar en el cielo la figura mitológica, me basta con una w para Cassiopeia, una flor de liz para Perseus, un trapecio para Hércules, una casita para Cepheus y un cuadrado para Pegasus. Cetus es como una pequeña ballena con cabeza hexagonal, debajo de la v que forman los cachos de Tauro.

Si usted quiere hacer correcciones y agregados a esta historia, por favor hágalo, o remítame una composición literaria que relacione otra parte del cielo. Sin duda alguna enriquecerá mucho esta entrada y todos saldremos beneficiados.

Pero además, para que estudiemos y nos entretengamos les dejo esta tarea:

  • ¿Donde fue a parar en la esfera celeste, la cabeza de Medusa?
  • ¿Dónde está Nereida y qué características tiene ahora?

  • ¿Conoce alguna estrella extraordinaria por su variabilidad en Cetus?
  • ¿Sabe algún cuento que relacione las constelaciones Hercules, Cancer, Hydra y Leo y Centauro?

3 comentarios:

  1. la persona a la q amo le digo cassiopeia
    me gustaría ser cepheus

    ResponderEliminar
  2. La cabeza de la Medusa se encuentra en la constelación de Perseo, de hecho la estrella Algol se corresponde con el ojo de la Medussa.

    De las nereidas... ni idea, ¿puede ser la constelación del delfín?, lo digo por el tema del agua.

    Si sabe más relaciones entre astronomía y mitología estaré encantado de leerlas.

    ResponderEliminar
  3. Hola Wanfry.
    Tiene usted razón, las "nereidas" son ninfas del mar en la mitología griega.
    Lo que se es que el nombre Nereida se usa apropiadamente para el segundo satélite mayor de Neptuno: http://es.wikipedia.org/wiki/Nereida_%28luna%29.
    Saludos
    jav

    ResponderEliminar