Albireo, en el Cisne

miércoles, 11 de junio de 2008

¿No encuentra su estrella del niño?

(Original publicado: domingo 16 de diciembre de 2007)

Al atardecer no hay ningún objeto excepcionalmente brillante sobre el horizonte, como usted quizás en otras oportunidades ha visto a Venus.

Pero al amanecer si hay. Solo levántese tempranito en estos días y encontrará a su estrella favorita (perdón al planeta Venus) con una magnitud visual -4, muy brillante en la constelación Libra, un grupo de estrellas de poca magnitud visual, no muy fácil de distinguir de su vecina Scorpius, así que Venus le facilitará el trabajo.

Ahora, si usted insiste en tener un objeto brillante al principio de la noche, ¿qué le parece uno durante toda la noche?

Aunque no muy brillante, Marte podría ser ese objeto, que alcanzó su máxima cercanía a la Tierra (0,589 UA = 88,42 x106 km) el pasado 18 de diciembre. Su diámetro aparente es solo 15,88” (un cuarto de minuto de arco), suficiente para ver un poco de estructura con un telescopio mediano y un cielo muy estable.

Pero lo mejor de Marte este año ocurre el 24 de diciembre, como regalo de navidad estará en oposición, en la constelación Gemini. Entonces podrá verlo durante toda la noche con m = -1,64, suficiente para distinguirlo claramente de las estrellas vecinas, por su tinte rojizo y por su luminosidad.

Esta oposición de Marte no será tan buena como la de agosto 27 de 2003, cuando estuvo a solo 0,37272 unidades astronómicas de la Tierra, pero aún así vale la pena observar con instrumentos a nuestro rojizo planeta vecino.

Si continúa observando a Marte en este fin y principio de año, podrá tener una idea del límite entre las constelaciones Gemini y Taurus, porque el 30 de diciembre estará justamente en la frontera, cruzando hacia Taurus.

Un premio adicional les espera a los que observan estas noches, ya que además de la extraordinaria región de Orion y sus vecinos al principio de la noche (Gemini, Taurus, Auriga, Canis Major, Canis Minor, Lepus y Eridanus), también encontrará al planeta Saturno, haciéndole compañía a la brillante estrella Regulus de la constelación Leo.

Además, al amanecer encontrará a Carina, Vela, Puppis, Virgo, Bootes, Corvus, Hydra, Centaurus, Crux y las dos osas. Ursa Major encima de Ursa Minor y las apuntadoras de la primera (Dubhe y Merak) señalando convenientemente a Polaris, la estrella brillante más cercana al polo norte celeste.

Finalmente no olvide que la lluvia de estrellas denominada cuadrántidas, en los alrededores del 3 de enero, podría proporcionarle un bonito espectáculo.

Etiquetas:

entrada de José Alberto Villalobos a las 0 comentarios Vínculos a esta entrada

No hay comentarios:

Publicar un comentario