Albireo, en el Cisne

miércoles, 11 de junio de 2008

Biosfera

(Original publicado: miércoles 14 de noviembre de 2007)

Me agrada esta definición que parece en Wikipedia: “la biosfera es el sistema material formado por el conjunto de los seres vivos propios del planeta Tierra, junto con el medio físico que les rodea y que ellos contribuyen a conformar.”
Tome en cuenta entonces que otros planetas o satélites de cualquier sistema estelar, en los que haya seres vivos, tendrá su propia biosfera. Parece entonces que casi estamos seguros que no hay una biosfera en Mercurio, Venus, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, pero podría haber una, quizás muy pequeña en Marte o en el satélite Europa de Júpiter.
¿Dónde más cree usted?
Si aceptamos la definición inclusiva de arriba, entonces, para el caso de la Tierra incluimos desde la parte superior de la corteza terrestre, a unos 9000 metros bajo el nivel del mar, hasta los primeros 5 km de la troposfera, ámbito en el cual se ha encontrado algún tipo de ser vivo.

La biosfera de la Tierra y desde luego la de cualquier otro planeta habitado, no es un sistema cerrado, pues desde sus inicios hubo intercambio con el exterior, el cual aún continúa:
  • Bombardeo de asteroides, meteoros y cometas que aportaron diversos elementos, entre ellos parte del agua y quizás las sustancias precursoras de la vida.
  • La radiación electromagnética proveniente del Sol, que aporta principalmente luz y calor.
  • Las partículas constitutivas del viento solar, los rayos cósmicos y los neutrinos provenientes del espacio interestelar.
  • Calor y sustancias provenientes del interior de la Tierra, puesto que no consideramos al núcleo, al manto y gran parte de la litosfera como parte de la biosfera.
  • La atmósfera es una especie de blindaje y frontera de la biosfera, que permite el intercambio citado arriba. A través de ella escapa uno que otro átomo de hidrógeno, los cohetes y sondas espaciales que hemos enviado a diferentes puntos del sistema solar, la radiación electromagnética de nuestras telecomunicaciones y la que se refleja de la radiación solar.
    ¿Se me olvida algún otro intercambio?
Una biosfera o ecosfera como prefieren denominarla algunos, un poco más cerrada o aislada, sería el caso de esas supernaves espaciales que viajan por la galaxia en las películas de ciencia ficción y que producen todo lo que necesitan para un desarrollo sustentable de los seres vivos que la tripulan.
¿Le parece que el planeta Tierra es, en cierta forma, una nave parecida a ésta?

El miércoles 14 de noviembre, gracias a la iniciativa de la Fundación Cientec, recibí en préstamo y con un compromiso de cuidar con diligencia y cariño una pequeña biosfera herméticamente cerrada, con los elementos básicos para la vida, construida por el artista e ingeniero Joaquín Fargas, como parte del proyecto Biosfera 2007, cuyo objetivo copio a continuación:

"Colaborar activamente en la concientización, de todos los niveles de la sociedad, sobre la necesidad de hacerse responsable del cuido del planeta."

Ese día también se inició la exhibición de tres biosferas de mayor tamaño en el INBioparque, las cuales usted puede visitar y monitorear periódicamente como su proyecto personal.

La Tierra es en cierta forma la cerrada biosfera en que viajamos, y para muchos de nosotros esta ecosfera se puede reducir al continente, país o vecindario donde vivimos.
Somos totalmente responsables del pedacito que nos corresponde y junto con nuestros vecinos debemos cuidarlo, no ensuciarlo y mucho menos contaminarlo o extinguir sus componentes biológicos.

Es nuestra primera e ineludible responsabilidad con el planeta.

Otras referencias:
Receta para una ecoesfera EcoSphere®
EcoSphere Self-Contained Underwater Ecosystems
entrada de José Alberto Villalobos a las 0 comentarios Vínculos a esta entrada

1 comentario:

  1. es uy escaso y pésimo para un trabajo de 1º de la eso!

    ResponderEliminar